Subir montañas. Aprender, avanzar y mejorar… siempre mejorar. Luchar y perseverar… siempre perseverar. Imaginar y soñar… siempre soñar. Compartir, sentir y reír… siempre reír. Fracasar y triunfar… como aprendizaje. Intuir y prever…puede no ser cierto lo que ves. Entender el entorno… que no conoce piedad. Escuchar las señales… que son legión. Navegar… con calma justa. Decidir… es tu libertad. Asumir el sufrimiento… que alguna vez llegará. Proteger… el compañero es tu mitad. Corazón caliente y sangre fría. Humildad debida.
Aún así… nada es seguro. Nadie te obligó… y a nadie exigirás.
Luego… bajar de allí… con las mismas reglas.
Vivir.


domingo, 5 de julio de 2015

NOTICIAS: Everest... ha llegado el futuro

"If you´re going to use oxygen, use it. Make it make a difference"
(Adrian Ballinger)

"Si vas a usar oxígeno, úsalo. Ahí esta la diferencia".

Estas palabras cambiarán, definitivamente, el concepto de escalar "ochomiles".
Seguramente -no es seguro, pero es muy posible- los "alpinistas" que desean alcanzar las montañas más altas de la Tierra, se aferrarán a esta máxima que se convertirá en verdad... la verdad.

Revistas (especializadas o no), redes sociales, medios de comunicación escritos en papel reciclado o no, televisiones y programas de aventureros (también de "asuntos del corazón"), radio... y cualquier otro medio informativo, se harán cargo de comentar "hazañas" de gentes que un día soñaron ser alpinistas.

Campamentos base convertidos en ciudades, campos de altura en cementerios y basureros (según qué culturas ambas cosas son lo mismo; sin acritud), escaleras, cuerdas fijas (quizá máquinas que admitan pago del peaje con tarjeta), sherpas con botellas de oxígeno y tubos dosificadores para dos o tres clientes, tiendas de altura en alquiler por horas, comida y bebida a precio de hotel "cinco estrellas", fotógrafos profesionales que dejarán constancia del evento (tipo boda, religiosa o no); todo será posible... todo... todo por ver la Tierra a tus pies.

Ha llegado el futuro... pero que a nadie se le ocurra preguntar: "¿Estilo alpino?"...

El artículo que sugiero leáis detenidamente -muy detenidamente, aunque está en inglés- no tiene desperdicio; os dejo un pequeño resumen:

Habla de que los "clientes alpinistas" no pierdan mucho tiempo en la montaña, por aquello de la aclimatación-... así no se alejarán demasiados días del trabajo y la familia (¡joder!), por lo que propone -su empresa ya lo oferta- salir de casa aclimatado- la ciencia ya ofrece la posibilidad-. Ocho semanas antes de tomar el avión que nos trasladará al lugar donde se desarrollará la "expedición", se envíará al domicilio del "cliente alpinista" una "hypoxic tent" (bautizada como tienda de altura; vamos... un artefacto que nos situará -en el salón de casa- en las condiciones atmosféricas que encontraremos a los 5.500 metros de altitud).

El "cliente alpinista" empezará a utilizar oxígeno desde los 7.000 metros (día y noche... constantemente)... y los sherpas le moverán las nueve botellas que se calcula necesitará.

Todo ello será posible por un precio individual -en el caso del Everest- de 79.000 (setenta y nueve mil) dólares USA.
Actualmente la tarifa "normal" ronda los 49.000 (cuarenta y nueve mil) dólares USA.
Parecerá una exageración, pero la compañía comercial que oferta el "futuro" ya tiene seis clientes para la próxima primavera.

Ha llegado el futuro... Yo, no quiero hablar más sobre esto, simplemente os muestro una orgía de imágenes actuales. Cada uno es libre de elegir como llegar a una cumbre.





























Enlace al artículo.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Este futuro de los "ochomiles" está ciertamente negro y parece imparable.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Qué pena de montañas y qué pena por el alpinismo. En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Javier... pero siempre quedarán montañas y alpinistas... de verdad. Allá cada uno con su conciencia.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Como dice la canción de un viejo conocido "todo lo que cabe no es honesto"

    ResponderEliminar