Subir montañas. Aprender, avanzar y mejorar… siempre mejorar. Luchar y perseverar… siempre perseverar. Imaginar y soñar… siempre soñar. Compartir, sentir y reír… siempre reír. Fracasar y triunfar… como aprendizaje. Intuir y prever…puede no ser cierto lo que ves. Entender el entorno… que no conoce piedad. Escuchar las señales… que son legión. Navegar… con calma justa. Decidir… es tu libertad. Asumir el sufrimiento… que alguna vez llegará. Proteger… el compañero es tu mitad. Corazón caliente y sangre fría. Humildad debida.
Aún así… nada es seguro. Nadie te obligó… y a nadie exigirás.
Luego… bajar de allí… con las mismas reglas.
Vivir.


martes, 16 de septiembre de 2014

Reinhold Messner... a los 70 años

Así define el diccionario de la RAE (Real Academia Española) el vocablo senectud:

(Del latín senectus)... periodo de la vida humana que sigue a la madurez.

Ahora, toca definir madurez:

(De maduro)... edad de la persona que ha alcanzado su plenitud vital y aún no ha llegado a la vejez.

Pues nada... seguimos con más definiciones... ahora toca vejez:

Aquí colocaré las cuatro que podrían servir - bueno... a unos sí y a otros no -,... siempre ocurre lo mismo:

1. Cualidad de viejo.
2. Edad senil, senectud.
3. Achaques, manías, actitudes propias de la edad de los viejos.
4. Dicho o narración de algo muy sabido o vulgar.

Todo esto viene a cuento de unas declaraciones de Reinhold Messner - un alpinista visionario que, décadas atrás, revolucionó el pensamiento sobre lo que era o no posible en alpinismo -,... uno de los "grandes" al que muchos - quizá todos - debemos agradecer otra visión de acercarse a las montañas.


... "mi montañismo ha muerto"... 

Así se despacha Messner en una entrevista concedida al periódico La Reppublica, en el mes de setiembre del presente año 2014... cuando nuestro hombre alcanza los 70 años de edad sobre la Tierra.
A pesar de que el enlace que coloco pertenece a un vídeo en italiano, seguramente podremos entender la esencia de su mensaje.

Messner siempre fue un alpinista con cierto grado de polémica en sus declaraciones - también mediático... algo normal teniendo en cuenta que su vida laboral giraba en torno a sus realizaciones -,... todo esto podríamos considerarlo más que aceptable.

Envejecer con cierto grado de "visión de futuro" es algo que no parece fácil de conseguir - incluso para los que la tuvieron bien desarrollada -,... ya veremos que pasa cuando unos y otros - todos... si logramos llegar a la edad - nos dé la ventolera de hablar sobre "cualquier tiempo pasado fue mejor"... tremendo.

Lo cierto es que ya existen gentes - actualmente en el periodo de madurez -, que se empeñan en ajustarse a un discurso que, en absoluto, se parece a la realidad.
El problema quizá sea mirar demasiado hacia "adentro"... y olvidar que existe vida ahí "afuera".

Ya con 65 años Messner hacía declaraciones, a la prensa escrita, algo contradictorias... bueno... también curiosas: "me resultaría vergonzoso morir en plena escalada"... tremendo.

En definitiva, Reinhold Messner viene a decir en el vídeo que el alpinismo murió con Bonatti... y él mismo.

Bueno... me opongo frontalmente a aceptar tal cosa... y me alegro que alpinistas de la talla de Alessandro Gogna - nada que ver con la mía - tampoco acepten una afirmación tan excesiva.
Aquí tenéis el blog de A. Gogna... con algunas consideraciones sobre el tema.


Las nuevas generaciones de alpinistas - muchos en edades del acné... y otros acercándose peligrosamente a la madurez -, recorren las cordilleras de la Tierra en estilo impecable... son buenos... muy buenos. Y no son pocos... son muchos... muchísimos más de lo que puede parecer.
Por supuesto que no hablamos del "alpinismo" de cuerdas fijas, campamentos de altura asistidos y oxígeno embotellado; hablamos de alpinismo comprometido - incluso no necesariamente a los ochomiles -, alpinismo de pared a montañas altas y lejanas de la Tierra.

Siguen habiendo espacios y montañas, paredes por descubrir... y lineas perfectas por ascender; de hecho ya están siendo escaladas hace años... y va en aumento; lo que ocurre es que hay que leer mucho para encontrar las publicaciones que se hacen eco del asunto.

Y si hablamos de los Alpes... pues ¡que decir!... ha llegado una nueva generación que "tritura" las grandes nortes clásicas - también las clásicas olvidadas... y también inaugura donde no hay -.

Ahora... quizá queda que los medios de comunicación "especializados" no den cuartelillo a lo que no es... y se centren en lo que sí es: escalada y alpinismo en estado puro.

No sé si me explico...

8 comentarios:

  1. Te explicas perfectamente Carlos, es más, yo diría que muy bien :D

    No obstante debe ser muy complicado envejecer cuando se ha estado en lo más alto... ;)

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Vladimir... ciertamente ése puede ser uno de los impedimentos... aunque, curiosamente, los MAS GRANDES suelen ser los que más "ven"... pero es evidente que no siempre es así.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Por otra parte, es evidente que, para Messner, algo se ha perdido; quizá ese romanticismo que está detrás de los significados que la montaña tenía para aquella generación...que creo que tampoco te son ajenos. Y no es moco de pavo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, a cada generación le toca lo suyo.
      Pero queda aventura... de largo... solo hay que buscar y ¡zas!, por menos de nada se encuentra la medida que jamás se olvida.
      Luego ya... lo que tenga que ser.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Con este hombre se rompió el molde, igual que con Bonati o Buhl antes que él. Pero después que él, también otros lo han roto y están empujando los límites.
    Si bien puede ser cierto que la masa sigue anclada y sin mucha evolución (o incluso retrocediendo en algunos conceptos), existe una vanguardia al máximo nivel jamás alcanzado, incluyendo aquí lo hecho por Mr. R.M.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien explicado, Diego... así es la cosa.
      Lo de leer es la clave... si la "masa" leyese más - bueno... bastaría con leer algo - quizá todo pudiera ser diferente y se conseguiría un entendimiento más saludable que añadiría otros valores a éste juego que nos traemos: no todo vale y el estilo es lo que da valor al alpinismo.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Buenas,
    Creo que Messner es un tipo profundo con razonamiento complejos; un análisis superficial de lo que dice, que es lo más habitual, puede llevar a error. Donde dices (hay que leer mucho para encontrar las publicaciones que se hacen eco del asunto.) ... creo que se refiere exactamente a eso, lo comercial ha desterrado a la épica, hay un divorcio absoluto entre la visión del montañismo para consumo de masas que se ofrece al público y la del mundo del alpinismo. Por no hablar del vicio mediático en reflejar polémicas y actos luctuosos, nada que ver con mostrar y enaltecer los valores del compromiso que acompañan a los grandes retos alpinos.
    Hoy día, gente como Messner, la vanguardia del montañismo, aparecen como 'chalados' que se exponen inútilmente... pudiendo ascender con la seguridad y el confort de los porteadores, campos equipados y dopaje de oxígeno.
    Saludos,
    Anton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anton... cierto que Messner siempre fue un tipo complejo. Sus análisis de las cosas siempre fueron algo complejos también - me refiero a su poderoso "yo"... cosa poco criticable puesto que él fue un "grande", eso sí... le costaba y le sigue costando elogiar a otros -.
      Si has podido leer el análisis de otro de los grandes - Alessandro Gogna... un grande de las paredes menos himaláyicas - verás que el análisis que hace sobre la tesis de Messner se corresponde con mucha realidad.
      Esto no quiere decir que Messner no tenga razón en el concepto general del alpinismo hoy en día... pero claro... se despacha muy superficialmente dando a entender aquello de "soy el último mohicano"; y esto no es cierto... ni de lejos.
      Y todo ello sin obviar - jamás - lo que Messner significó para el alpinismo... eso nadie puede negarlo ante los magníficos logros y avances que consiguió.

      Un cordial saludo y bienvenido por aquí.

      Eliminar