Subir montañas. Aprender, avanzar y mejorar… siempre mejorar. Luchar y perseverar… siempre perseverar. Imaginar y soñar… siempre soñar. Compartir, sentir y reír… siempre reír. Fracasar y triunfar… como aprendizaje. Intuir y prever…puede no ser cierto lo que ves. Entender el entorno… que no conoce piedad. Escuchar las señales… que son legión. Navegar… con calma justa. Decidir… es tu libertad. Asumir el sufrimiento… que alguna vez llegará. Proteger… el compañero es tu mitad. Corazón caliente y sangre fría. Humildad debida.
Aún así… nada es seguro. Nadie te obligó… y a nadie exigirás.
Luego… bajar de allí… con las mismas reglas.
Vivir.


lunes, 15 de abril de 2013

Cuerdas y reuniones

Que todo fluya, limpia y ordenadamente en una escalada, resulta imprescindible para evitar las temidas pérdidas de tiempo... ésas que terminan con la paciencia y nos hacen sentir "pesados" y lentos.

Recoger las cuerdas en una reunión... es vital... evitando los enganches y bucles que se encargan de ralentizar la navegación... sin olvidar los problemas, a veces serios, de dar cuerda al compañero que puede encontrarse "pillado" en el peor momento cuando el asegurador no le da cuerda a tiempo, quizá porque se encuentra liado tratando de desenredar la cosa.

Existen muchos sistemas por todos conocidos... el más clásico sería aquel de colocar los bucles en los pies... o aquel otro de hacerlo sobre la cuerda que hemos utilizado como linea de anclaje a la reunión, etc.

El problema con estos sistemas es que, a pesar del cariño que hemos puesto en que las gazas cuelguen de mayor a menor... en muchas ocasiones se enredan... sobretodo si se hace necesario pasar al compañero el manojo de bucles... y llega el lío.

El sistema que os sugiero es muy eficaz y consiste en anudar los bucles a una cinta o a la misma cuerda de anclaje a reunión... ésto último siempre y cuando los largos sean alternos, de no ser así mejor utilizar una cinta - esto permite pasar al compañero toda la cuerda simplemente cambiando el mosquetón de uno a otro -.


Las gazas se ordenan desde la posición más cercana al escalador... y hacia la reunión... evitando que sean excesivamente largas - ; hay espacio bastante en un anillo de 60cm. (express desarmada) para contener una longitud de cuerda convencional - 60 metros -.

Si vamos en cuerda doble bastará con dejar bucles algo más largos... o disponer de un anillo de mayor longitud... en cualquier caso esto no afecta al recogido.


Los nudos se pueden realizar y deshacer fácilmente con una sola mano... de manera que siempre tendremos control sobre la cuerda... y el sistema funciona tanto para asegurar al segundo como al primero.

Cuando llega el momento de dar cuerda al primero... se desarman los nudos en la dirección contraria a cuando se crearon... es decir... desde la reunión hacia el cuerpo del asegurador.

En las siguientes imágenes podéis ver que una simple gaza, sin apretar en exceso, es suficiente para sujetar los bucles y evitar su caída.



Al igual que ocurre con otros sistemas de trabajo con cuerdas, nudos, fisureros, etc. conviene practicarlo en "dique seco" y entender el modo de funcionamiento... entonces comprobaremos que se gana en fluidez, seguridad y limpieza.


22 comentarios:

  1. jojojo que monada ¿ has probado el punto de cruz ? ... fuera bromas , parece interesante , todo por tener bien recogida la reu y evitar inconvenientes. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje... sí, tu ríete, David... verás ahora que llega el tiempo de roca caliente... y te encuentres pillado en tu grado favorito... el 7A... y el colega no te de cuerda rapidito para chapar antes de volar... jejejej.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy interesante Carlos !!
    ¿Alguna solución (que no sea la de cambiarse los cabos) para cuando siempre escala uno de primero?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Diego... vamos a ver... ¿cual es el problema en cambiar un mosquetón de sitio?... la cosa será 2 segundos... escasos..

      Eliminar
  3. Ostia Carlos,si tienes un compañero al que se le lian las cuerdas habitualmente y le enseñas a hacer eso igual acaba haciendote un portamacetero, un cubrecamas o estrangulao Ja,ja...
    Coñas aparte, lo veo un poco lioso a la hora de preparar la cuerda no?Habrá que probarlo sobre el terreno para valorarlo.Nunca te acostarás sin saber una cosa mas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jojojoj... está claro que os va la marcha... jejejeje.
      Es más fácil de lo que parece... mucho más fácil y muy eficaz... ¡claro!, ves ahí una montonera de nudos y da cosa... pero nada... pruébalo y verás.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues nada, yo que creía que esto más o menos lo dominaba, pues parece que hay que aprender un poco más... y me da pereza... todo sea porque no se enrede la cuerda en esas raices que siempre sobresalen para saludarnos en las pequeñas repisas donde montamos las "reus" y que tando nos dan la lata.
    Un abrazo.
    David.E.Resino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, David... para un "gredense" que gusta de lugares alejados... y al que, como bien díces, rodean arbustos dispuestos a incordiar... es un buen método.
      No seas perezoso... siempre cuesta algo más cambiar los hábitos... pero pueden mejorar si se insiste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Genial Carlos, como todo lo que cuentas. Tu amigo Raúl Lora, me lo enseñó a hacer haciendo las gazas de mayor a menor, o de menor a mayor, según quién vaya a a hacer el siguiente largo de primero, pero si te soy sincera no lo he probado porque siempre he pensado que no me iba a dar tiempo de hacer los “nuditos” a la vez que recogía la cuerda... la próxima vez lo voy a intentar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isa... el sistema es muy rápido... y tan pronto se realiza unas cuantas veces y se entiende la cosa... todo se ve fácil.
      No hay que preocuparse de si hacer la gaza para que todos los nudos queden igual de orientados, eso es irrelevante excepto por estética, así pues según recoges (al segundo), haces nudo cuando consideres que la cuerda deba colgar lo que creas... y listo.
      Para el primero... pues sueltas nudo según necesite cuerda.
      Realízalo unas cuantas veces... insiste en ello... y verás que la cosa esta "chupá".
      Es muy buen sistema para cuando la cosa se pone fea (tormentas y "marrones" varios) puesto que todo está bajo control.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Eso es lo que falta en esta España. I+D Me has dejado de un aire y seguro que tienes razón.-

    ResponderEliminar
  7. Es buena idea Carlos..y que tal " petit puant " habria que llevar la aguja...je..jejj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo... bueno... para esperas infinitas quizá eso de tejer calme los nervios... jejejeje.
      Tú practica y verás como te gusta.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Carlos, a mí me tienes encandilado desde hace tiempo con tus buenos y didácticos artículos.
    ¿Qué le voy a hacer? me gustan los reportajes que aportan, al tiempo que huyo de los que solo aparecen fotos de su autor en tal o cual postura escalando una súper línea que lo único que enseña es el supergrado de la vía. Te estoy agradecido por ello.
    Dicho esto, paso página al pasteleo, jejeje.

    Por deformación profesional, me gustaría comentar respecto a este sistema u otros parecidos que usan la recogida de gazas con nudos, que hacer esto va más allá del únicamente evitar retrasos y enredos en la reunión. Y me explico.
    Este sistema, también aporta SEGURIDAD PASIVA a la cordada.

    Me explico, sabemos que la seguridad pasiva engloba a todos aquellos medios que minimizan el accidente cuando este se produce: Los interseguros de la vía, las cintas espress, el casco, el arnés, la cuerda …
    La seguridad activa la aporta el individuo evitando que el accidente se produzca: Encordarse bien la cuerda al arnés, colocar bien un pié para hacer un paso, estar preparado física y mentalmente para escalarlo, dinamizar con tu cuerpo la caída de un compañero, colocar un interseguro, …

    Por lo tanto, el hecho de tener la cuerda recogida en gazas sobre una cinta o un mosquetón anclados a la reunión impedirá que en caso de un abandono, forzado o no, del aseguramiento al primero de cordada, éste caiga todo el largo de cuerda hasta el tope, siendo retenido por el primer nudo de la gaza que tenemos hecho en la madeja.
    Esto es seguridad pasiva inteligente.

    Nico Isa, la realización de estos nudos mientras aseguramos al segundo de cordada usando un asegurador tipo reverso o placa, no supone un riesgo para el escalador, ya que en caso de abandono en una caída, la cuerda se bloquea automáticamente, por lo que podemos emplear las dos manos para realizar los nudos en las gazas.

    Un saludo, Carlos y muchas gracias por tus valiosas aportaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Avigamo... desde luego que con ésta apreciación tuya de seguridad pasiva, la cosa queda perfecta. Se nota que el magnífico trabajo que realizáis en las tareas de salvamento no viene "porque sí"... con éstas consideraciones que nos haces se demuestra el estudio y "pensamiento"... cosa nada fácil hoy en día.
      Muchas gracias por arrojar más luz sobre las cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Que buen articulo y la subsiguiente hilera de comentarios...como ya algún compañero ha comentado, estoy encantado con este blog y muy agradecido.
    Tuve la suerte de aprender también muchas cosas de Raul Lora y de otros menos famosos tan competentes y solo por aportar humildemente un pequeño detalle más, para aquellos virtuosos que gusten de refinar sus técnicas o simplemente como curiosidad... el truco consiste en realizar las gazas con el nudo corredizo. Esto tiene sus ventajas e inconvenientes, como todo. Aunque creo que son más las primeras. El único inconveniente es que aumenta un poco el volumen, pero siempre que dispongamos de espacio suficiente, mejora aún más si cabe la funcionalidad, ya que al poderse deshacer solo tirando mejora la fluided y la perdida de atención al aseguramiento del primero. También presentan la ventaja de que, en un hipotético desgraciado caso de tener que bajar a asistir a nuestro segundo de cuerda accidentado, cosa a priori poco recomendable e infrecuente, no tendremos que tirar toda la cuerda para el rapel con posibilidad de enredos y por ir tirando de ellas desde abajo según vayamos necesitando metros. Desde luego ni que decir tiene que ha de probarse en el dique. Solo un detalle, para que no sean muy voluminosas al colocarlas en la linea, se van alternando entre un color y el otro (entendemos con doble cuerda) y así abultan la mitad y es muy visual saber cual es la siguiente.
    Supongo que muchos ya conoceréis esto, pero me encantaría conocer opiniones. Yo siempre que las condiciones me lo permiten, lo hago y me va muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David.
      Las ideas siempre son bienvenidas... Luego ya, cada uno las pone en marcha y a ver que tal sale la cosa.
      Por aquí se agradecen comentarios.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  10. Gracias a ti Carlos,,,estuve a punto de arrepentirme por meter esa chapa de comentario...aunque no te conozca personalmente, uno siente esa cercanía montañera que me lleva a despedirme con un fuerte abrazo, aunque sea virtual

    ResponderEliminar
  11. Hola Carlos. Vi hacer esta técnica a un guía profesional de montaña y me ha costado encontrar algún blog que lo muestre. Gracias pr tu publicación. ¿sería posible complementarla con un video? Aunque sea grabado con un teléfono móvil. Un video ayudaría a entender con claridad las imágenes de tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, didaquis.
      A ver si encuentro el momento y será un placer colgar un pequeño vídeo del asunto. Ahora me vienen algunas semanas de trabajo a destiempo.
      Si estás suscrito al blog o eres seguidor, cuando esté editado, lo verás al final de este mismo artículo... dame un tiempo.
      Saludos cordiales.

      Eliminar